Víspera de ayer

Collage

Lejos de sus dueños, bajo el torpe resguardo de blandas cornisas, los perros olisquean mis zapatos mojados.


No se han de medir en metros nuestros pasos sumados, sino en compases, oigo decir.


Mi cabeza se pudre sobre otros hombros.